lunes, 3 de septiembre de 2007

CORAL CURTTI Este festival es un privilegio

Me encuentro ante la difícil, aunque muy grata, tarea de tener que dirigirme a un gran número de personas a las que no conozco. Y también quiero agradecer en forma muy especial a las personas que se han acordado de mí para que participe en este libro sobre los trovadores.

Se realizó en Montevideo (Uruguay), en la sala Zitarrosa, el encuentro "Juglares del Mundo" con trovadores de participación internacional: España, Cuba, Uruguay y Argentina. El payador Wilson Saliwonczyk, con la generosidad que lo caracteriza, programó unas actuaciones en Argentina y me dijo que le gustaría extenderlas a Uruguay. Para nosotros este proyecto era un privilegio. Tener el placer de conocerlos a todos ustedes y disfrutar de la velada del 30 del 11 del 2005.

A través de mí mucha gente está expresando, a los que seguimos al payador, que sigue las Tradiciones, la Cultura. Fue placer de placeres recibirlos en nuestro país. Todo se unifica en la Delegación de Andalucía. Marcelo López, representante Institucional de la Delegación, tuvo a bien facilitar los fondos para que llegaran a Uruguay los trovadores y los músicos. El querido por mí y no olvidado trovador Miguel García “Candiota”, soñador de recuerdos, nos dejó unos momentos inolvidables. Francisco Fernández, un joven violinista… Todos los componentes de distintas edades… Es algo diferente. Como decimos nosotros, una movida a la uruguaya. Francisco, dice, siempre fue músico, se crió con el arte tan maravilloso. Le gusta el trovo.

Los uruguayos aprendimos mucho, dado que había gente de tantos lugares. Los trovadores españoles conocían gente de muchos países; ellos estuvieron en Cuba y Méjico. En lo personal me llamó la atención que los trovadores improvisan en quintillas. Nosotros, en Uruguay, lo hacemos en décimas y pocas veces en cuartetas o sextillas peladas. Esto sí lo hace aquí el payador Héctor Umpiérrez, que tiene 90 años, y gracias a Dios está muy bien.

Tenemos que ir pregonando para que esto no se pierda. A Marisa con su música medieval, con sus romances, es una dulzura escucharla y verla; es una señora muy femenina y de Miguel Cadavieco, como dijo, su toque de rabel es un arte antiguo pero en lo personal esta ha sido la primera vez que he tenido el placer de escucharlos. Mi querido Paco Megías, con su voz gruesa y su cante de Andalucía, ¡qué lindo escucharlo con su tono de Almería, un trovador con mucha polenta, como se dice aquí, que quiere decir fuerza. Enrique, guitarrista flamenco, es maravilloso.

Pude apreciar la diversidad de culturas. Conocí ritmos en quintillas, los trovadores se enfrentaron, en el buen sentido de la palabra, desde luego con cultura, cada uno con su arte y sus versos, sembraron una semilla que tiene que crecer. Y fue hermoso escucharlos a todos en los cruces cada uno con lo suyo. Aquí en el Río de Plata escuchamos a los payadores sólo en décimas y un poco en alejandrino, una forma que encanta.

Tengo en mis oídos vuestros cantos y lo poco que estuvimos fue un gusto compartir con ustedes. Yo no soy música, no soy payadora, no soy nada; sólo me gusta, es Arte maravilloso. Yo fui secretaria del Doctor Rodolfo V. Talice aquí en Uruguay durante 27 años, trabajé en ciencia, estudié con el Doctor la ciencia de la Etología, ciencia del comportamiento animal humano. Por eso comprendo muchas cosas, es una ciencia apasionante; nos enseña a aprender por qué somos como somos. Todo tiene un por qué en la vida.

Les digo que trabajé mucho para este encuentro, pero tengo la suerte de tener un esposo muy compañero y me permite hacer esto por este arte, y como fue hecho por Amor no se nota nada.

Desde lo más profundo de mi alma ustedes dejaron una amistad y un cariño que permanecerá toda mi vida. Nuevamente mi agradecimiento por la presencia de cada uno de ustedes con cariño. Un fuerte abrazo y mi deseo de que nos encontremos pronto aquí. Estoy con los brazos esperándolos.


CORAL CURTTI
MONTEVIDEO Uruguay