lunes, 3 de septiembre de 2007

EMANUEL GABOTTO Poeta

Dicen que existe una musa
inspiradora de Todo
que el poeta de algún modo
siempre que escribe la usa;
que puede hallarse difusa
porque es imaginación,
pero no es decepción
si no encuentras su presencia
ya que hasta su propia ausencia
es fuente de inspiración.

Muchas veces el amor
puede servir de temática
o abordar la problemática
extensa de algún dolor.
El egoísmo al temor
puede unido de algún modo
en poético período
la rima más inspirada
que hay que empezar de la nada
para conformar un todo.

Un todo no significa
aplicar todas las normas
ya que un todo se conforma
de múltiples cosas chicas.
Es complicado si explicas
distintas cuestiones juntas
aún sabiendo a donde apuntas
y que tu valor apuestas,
hay preguntas sin respuestas
y respuestas sin preguntas.

La diferencia expresiva
es una idea conjunta,
la respuesta sin pregunta
suele ser poco atractiva.
En cambio en la iniciativa
de no hallar una respuesta
a una pregunta se presta,
a tener sólo una clave
porque algo es lo que se sabe
pero otro saber se resta.

Aún sin tener experiencia
está el que escribe y escribe
y fácilmente describe
lo que quiere con coherencia.
Y quien no tiene paciencia
por no saber describir
con ansias de conseguir
sólo consigue un problema
y opta por cambiar de tema
o por dejar de escribir.

Hablar poéticamente
claro, no es para cualquiera,
cada uno a su manera
puede contar lo que siente.
Y yo siento simplemente
que ya he agotado mi esfuerzo
y con mi interior converso
qué puedo escribir ahora
si mi musa inspiradora
se marchó y murió este verso.